GALLERY “FAUNES” – texto M VÁZQUEZ MONTALBÁN

FAUNOS DE PAPEL. M. Vázquez Montalbán.

Este semidiablo mitológico al que siempre se le complica el norte y el sur del cuerpo ha sido víctima del atentado estético de Guillén. El aguafuerte se identifica con un tratamien¬to tremendista, en parte por el dramatismo del procedimiento, en parte por significación sonora añadida en castellano, idioma de vocales terribles que salen disparadas como pelo¬tas de goma. Pero Guillén, sin ningún respeto por los faunos ni los aguafuertes, ha jugue¬teado con los medios para obtener los fines de la tierna ironía de faunos de papel, ni siquiera máscaras, apenas mascaras impotentes para despegarse de las cartulinas.
Picasso proponía faunos cocidos, como hallazgos cerámicos o escultóricos, cosificación en molde de una especie extinguida. Fósiles de la imaginación, los faunos de Picasso con¬servaban capacidad de agresión material. Traducidos a la libertad lúcida fin de siècle los Estudios de mascaras sobre Faunos de Picasso realizados por Joan Guillén, apenas insinúan el volumen del troquelado o la voluntad de ser de un recorte sobre la nada. Azu¬les, rosas, bigotes postizos, tan sólo un fauno negro, un fauno toro acerdado por la ironía.
Tal vez siga siendo nieto de Saturno o dios Pan favorable a los hombres, pero condenado al volumen y la materia de un milenio que se despide entre presagios de autodestrucciones, el fauno esencial de Guillén es una víctima de las claves iconográficas de su autor. Los dioses se han marchado, nos queda el pan y el vino decía Hölderling. Los semidioses aun son tolerados bajo la condición del papel.